martes, 30 de septiembre de 2014

Electrizame Con Tu Amor.

¡Electrízame Con Tu Amor!

Juan 13:36 “Simón Pedro le preguntó a Jesús, -Señor, ¿a dónde vas a ir?Jesús le respondió: -Ahora no puedes ir conmigo. Pero después si vendrás.”


Muchas veces seguimos a Jesús por atracción – humanamente. Solo porque moralmente nos conviene. Pero tenemos que llegar a un punto en nuestras vidas en donde nos declaramos en bancarrota espiritual.

 Después de negarle a Jesús vez tras vez, llegamos al punto al que Pedro llegó (Mateo 21:18)
 Jesús requiere de nosotros un rendimiento total de nuestra vida. Él quiere que le entreguemos nuestra vida sin reservas y que nos conectemos a EL, la Fuente de Energía, la única  capaz de electrizarnos con el Poder del Espíritu Santo. Solo entonces seremos capaces de seguirle, servirle y serle fiel.

No importa cuán buenas nuestras intenciones sean para con Dios, o lo que hagamos para El, si lo hacemos con autosuficiencia o para hacernos sentir bien o aún más trágico, para alcanzar su favor, siempre nos sentiremos derrotados y vacíos. Pero está bien que nos sintamos derrotados. Pero no debemos quedarnos en ese estado de derrota. Tenemos que levantar nuestras manos y recibir todo lo que Dios tiene para nosotros: ¡Poder del Cristo Resucitado!

Oswald Chambers dice: “Todas nuestras promesas y resoluciones terminan en un fracaso porque no tenemos poder para cumplirlas. Cuando llegamos al final de nuestros propios recursos, no solo mentalmente sino de forma integral, podemos recibir el Espíritu Santo.”

Y te lo digo, ¡no solo recibiremos una pequeña dosis! Jesús dijo: y recibiréis poder- el concepto es de una tremenda inundación, ¡completamente electrizados por Jesús mismo!  Y la realidad será evidente, ahora ya no serás tú, ¡sino que será Cristo en ti! Tu vida ahora es poseída y dirigida por el señor Jesucristo. Ahora si podrás decir: ¿Señor, que quieres que yo haga?

Por muchos años viví una vida religiosa, esforzándome por agradar y ganarme el favor de Dios y de los hombres por medios de actos externos que me dejaban cada vez más y más vacía y desilusionada.

 El día que me declaré en bancarrota espiritual mi vida cambió radicalmente. El cambio fue interno, lento pero seguro. Ahora mi deleite es encontrarme con mi Jesús al rayar del alba, sentarme a sus pies y aprender de Él. Tal vez por fuera no me acomodo a las expectativas humanas, pero Dios me esta transformando desde dentro, y  es la experiencia más hermosa que se vive en esta vida. Es como… ¡experimentar un pedacito del cielo en este mundo!. Pruébalo. No podrás callarte después de esta experiencia. Entonces sabrás porqué la mujer samaritana corrió a contar a los demás  del Hombre que cambió su vida.♥♥♥

“¡Señor, electrízame con tu Poder! Solo así podré electrizar a otros, si tu poder esta en mi”

Silvia Pérez de Gingerich

Si haz recibido ánimo por medio de este artículo, compartelo!, pulsando las opciones de abajo. Así sabré si vale la pena seguir escribiendo! ♥♥


Publicar un comentario